Esperanzas prestadas

te regalo una sonrisa

 

Transcurridos varios meses desde la publicación de la obra queremos dejar constancia de algunas de las “esperanzas prestadas” que hemos recibido por correo electrónico. Vaya por delante nuestra prometida “sonrisa” junto con el reconocimiento de que hay palabras que son algo más, que hay “pedazos” de alma que están deseando ser contados y que, sobre el papel, dibujan ilusiones y sueños en la quietud de nuestro protagonista.

Gracias por vuestros testimonios de afecto y ternura, por esas líneas escritas desde y con el corazón, por volver a ser niños con Jesús, por acompañarle un trecho de su sencillo camino, por acompañarle a visitar su “casa del alma”, por…

Esperamos que sigáis con nosotros: prestando a Jesús vuestra esperanza, vuestra humanidad. Jesús, siempre, siempre, lo agradecerá con su sonrisa y, por que no: con la emoción que nace del afecto de un hermano, porque, lector, este libro encerraba un tercer “regate”. Desde su lectura ya eres algo más que un amigo: eres mi hermano.

Mª José: “El libro me parece una lección de humildad y tiene una visión siempre desde las ganancias, no sólo las perdidas que esta “amiga” que te has echado tiene  y me parece muy positiva para las personas que como tú, tiene que estar siempre como justificando que también ahora puedes ser  feliz con las cosas que has descubierto desde la nueva perspectiva de tu silla. Si tengo que resumirlo con una palabra (bueno dos, que con una sola me es muy difícil), diría: Positividad y sencillez.”

 

Florentino: “Hola Jesus, acabo de terminar tu libro. Lo comence en el vuelo a Estocolmo el pasado dia 7 y acabo de leer tu chim-pum!! No he podido dejar de leerlo cada noche. No queria ir a dormir sin decirtelo, sin que supieras que llevo pensando en ti  8 dias, y que el epilogo de Nicolas se ha cumplido, llega la corazon, es una guia de reflexion interior contada de manera encantadora, cautivadora, tremendamente afectiva y llena de sentido.”

 

Julián: “Decirte Jesús, que la lectura del libro me ha causado una gran impresión: en tus reflexiones, en como afrontar el destino, tu humanidad y entereza.Gracias por compartir con todos tu sentido de la vida”

 

Inma: “el motivo de este correo es agradecerte todas las enseñanzas recibidas gracias a tu libro. Perdona que te tutee pero cada detalle descrito en las páginas ha hecho que piense en ti como si te conociera de toda la vida. Sin duda es un libro que deja huella, más que cualquier bestseller; cada una de las páginas me acompañarán a lo largo de mi vida.”

 

Alberto: “ayer terminé el libro. Me parece todo un tesoro, un impresionante testimonio de fuerza y de fe que te agradezco de corazón. Es vitamina para el corazón y para el alma y me faltan las palabras para describirlo…”

 

Agueda: “A medida que avanzo por el libro me voy viendo a mí misma, en cada párrafo, en cada pensamiento, en cada sentimiento. Ayer mismo, después de una noche negra escribí un post en mi blog en el que expresaba como me dejaba mecer en el calor de Jesús. Y hoy llego al capitulo “Noche oscura” y leo “y así, en sus brazos, me quedé dormido”
Gracias por tus sentimientos y vivencias, hermano en la ELA, pero sobre todo en la Vida.”

Antonio: “Querido Jesús: He seguido su consejo y aquí me tienes poniéndome a tu disposición. En fin, que tu has aparecido para mi en tu libro. Al echarle un primer vistazo ya me hice una idea del asunto—ya sabes, lo de las etiquetas— y pensé que sentiría lástima por ti y por tu situación y acabaría dándote ánimos para superar tan difícil prueba. ¡ Qué equivocado estaba ! Eres tú el que, desnudándote ante nosotros, nos das muchas dosis de esas inyecciones que  tanto aprecias cuando las recibes de los demás. Las más de trescientas páginas me las he bebido en dos sorbos y he quedado impresionado. Además tienes la gran virtud de decir cosas extraordinarias con las palabras más sencillas y, por si esto fuera poco, no te cansas de repetir que eres un hombre afortunado, quién te vea y no te conozca pensará que te falta un tornillo. Al final habrá que reconocer que eres verdaderamente un “Ángel Blanco”.

 

 

 

Puedes dejar un comentario sobre la reflexión.

Dejar un comentario

Copyright © EL Ángel Blanco - Esclerosis Lateral Amiotrófica