Sembrador de flores

sembrador de esperanza

 

Cuando uno va encauzando su vida siempre piensa en qué será de mayor que se
dedicará, si se casara o no … en fin que será de él.
Hago ahora esta reflexión cuando he escrito un testimonio para que sea leído en la
clausura de un cursillo de cristiandad al que yo pretendía ir aquí en Jaén, pero al que no
pude asistir por el empeoramiento de mi enfermedad.

Allá por los años ochenta hice mi primer cursillo. Dos años antes había asistido a la
jornada de Nuevos Sarmientos donde descubrí a un Jesús joven que me entusiasmó.
En el cursillo, el Señor de nuevo salió a mi encuentro y adquirí un compromiso que
duraría muchos años: ser un buen médico ayudando a los enfermos y también a formar
una familia que creciera en los valores del cristianismo. Ya entonces mi vida empezaba
a encauzarse con esos dos oficios que requerían gran responsabilidad y llenarían de
contenido el resto de mi vida, hueso creía yo.
Todo iba de color de rosa pero una enfermedad se atravesó en mi camino. De repente
me quedé solo en casa en una silla de ruedas siendo un gran dependiente. Todo
parecía derrumbarse, no entendía el porqué de este cambio, si podría haber ayudado
a miles de personas mi profesión y en el plano familiar también estaba logrando
mis objetivos. Pero en la soledad oí la llamada de Jesús. No sé cómo pero terminé
haciendo con el tiempo otro nuevo cursillo. No experimenté nada especial pero en la
clausura un cursillista dijo: “En mi cursillo me cogí de la mano de Dios y no he vuelto
a soltarla”. Esto caló muy profundo en mí y desde entonces Jesús no se ha separado de
mi lado y me acompañó en este camino de la enfermedad, ayudando a darle sentido al
sufrimiento. Así fue como volví a relacionarme con los demás, dando testimonio desde
mi enfermedad colaborando con muchos grupos.
Y como presidente de cursillos pensé hacer este cursillo para ponerme al día y saber qué
quiere el Señor de mí. Este proyecto cayó fulminado hace un mes cuando me ingresaron
de repente en la UVI. De nuevo me preguntaba ¿por qué, ahora que volvía de nuevo a
encontrar un camino? La enfermedad me arrebató la voz, me conectó a un respirador
y tuve que alimentarme a través de un agujero en la barriga. Todos los proyectos
desaparecieron. En adelante toda mi vida cambiaría con un pronóstico incierto, estando
continuamente rodeado de cuidadores. En la soledad del hospital Jesús no se apartó de
mi lado. Y conversamos acerca de todo lo que yo sentía, del sinsentido y de lo cruel
que es esta vida. Él me escuchó con paciencia y después me enseñó como solo Él sabe
hacerlo, cómo las espinas del sufrimiento se pueden transformar en bonitas flores.
Entonces me acordé del cursillo. Me dediqué a plantar flores alrededor de este cursillo
para que ese sufrimiento, aparentemente sin sentido, ayude a transformar los corazones
de los que están allí. Sigo sin saber qué quiere Dios de mí ahora pero por lo pronto me
ha convertido en un sembrador de flores.

Puedes dejar un comentario sobre la reflexión.

3 Comentarios to “Sembrador de flores”

  1. henry jimenez dice:

    Después de varios exámenes y de descartar enfermedades el neurólogo dijo: te sacaste la lotería. Y así entre al selecto grupo de personas de nuestro club mundial, fue automático y sin pagar membresia,…sin querer, ahora me dedico a conocerlos porque así me conozco yo y por mas triste que sea me alegro porque conocí otra forma de vida gente noble y buena (profesionales y cuidadores, familia y nuevos amigos) en un mundo agresivo. Haciendo un alto en el camino mi amigo… me pregunto como tu ..que tienes para mi Dios mio? y leo su palabra para saber y discernir que me tiene preparado por lo pronto lo amo porque el nos amo primero y busco con dedicación … porque permite el sufrimiento y la muerte?

    que pases buenas noches y Dios que tebendiga mi guerrero.

    • jesús marchal dice:

      Querido amigo yo no creo en un Dios que quiera hacerle daño a gente. Simplemente somos seres biológicamente limitados y forma parte de nuestra vida el enfermar y el morir. Sin embargo siempre lo tendrás a tu lado cuando tengas un problema. No te olvides de recurrir a él. Un abrazo

      • henry jimenez dice:

        Jesús eres muy sabio y me honras contestándome lo que escribo, un fuerte abrazo para ti y si… biologicamente estamos limitados y moriremos y los científicos no lo comprenden porque nuestro cuerpo esta maravillosamente creado para vivir eternamente.
        Entonces: cual sera la razón por la que enfermamos y nos vamos a dormir en la muerte?
        pd. yo como tu creo que Dios es amor….

        Dios te bendiga

Dejar un comentario

Copyright © EL Ángel Blanco - Esclerosis Lateral Amiotrófica